"En general, el movimiento antivacunas es un problema en países ricos, no en los pobres […] La razón es que en los primeros se asume que, cuando nace un niño, sobrevivirá y estará bien. Y no se piensa en que ciertas enfermedades son malas porque ya no las ven gracias al éxito de las vacunas.”